Xavier Fernandez

Xavier Fernandez was born on February 5, 1991 to parents Pedro and Melania Fernandez, who he is predeceased by. He was raised and spent his life living in Haverstraw, New York, with his beloved sister, Marleny Fernandez.

As a child, Xavier called McDonald’s Happy Meals “Happy Mio.” When he wanted one, he would say “Happy Mio, Happy Tuyo.” Translated to English, “happy mine, happy yours.” He always wanted the best for himself, but just as strongly, he wanted the best for everyone else. Xavier was the weirdest and nicest guy you could ever hope to meet. If you read what he was saying, you might think that he was making fun of you or purposefully trying to outwit you. But once you hear him and see him talk, the kindness would just flow out of him, and you would feel smarter and warmer just for talking to him.

Xavier could have been anything he wanted to be or done anything he wanted to do. He earned a degree in Criminal Justice from Rockland Community College. As a little kid, Xavier always said that when he grew up, he wanted to “get the bad guys.” With a lifelong love of guns and fireworks, and a permanent commitment to others, he became a Police Officer on July 2, 2015 for the New York City Police Department. He worked as an NYPD officer and PBA representative for the 44th precinct until November 14, 2021. He then started his dream job and was assigned to the RCDAO Drug Task Force and was quickly promoted to Group Supervisor. Det. Fernandez worked closely with federal, state, local law enforcement agencies to combat drug distribution and related violence in each of Rockland’s towns and villages. In addition to his demanding and fulfilling career, he also owned and managed several properties.

Even with so many professional and personal responsibilities, Xavier always found time for a good meal and a good drink. Literally, all the drinks (like the weird fruit ones and coconut water). He was a huge foodie, with a deep love of steaks and Jameson and Ginger. It was this love of beverages that drew him to Costco, where his spirit continues to roam each and every aisle like he always did. May his heavenly butler’s pantry always be full.

In addition to Costco, Xavier also loved country music and spending time with his family and friends; mostly family. You really would not even believe how many of them there are, and they all love him so much. Even Uncle Jonas would agree, Xavier was the best guy.

Xavier is survived by his devoted and loving sister, Marleny Fernandez, her daughter, Xavier’s beloved niece, Mikayla and his brother Gaby Veras. He is loved and will forever be remembered by his many aunts, uncles, cousins, colleagues, and friends, including one very sincere obituary writer. If you are reading this and knew Xavier, you were lucky, and we grieve together. Please note that he smiled with his entire face, because that’s important and not everyone does it.

Visitation will be held on Sunday, November 6th and Monday, November 7th from 2-4pm & 7-9pm at TJ McGowan Sons Funeral Home in Garnerville, NY. Mass of Christian Burial will be held on Tuesday, November 8th, 10am at St. Peter's Church, Haverstraw, followed by interment at St. Peter's Cemetery. 

In lieu of flowers, donations can be sent to The Leukemia & Lymphoma Society. https://www.lls.org/ways-to-give normally, we would conclude with a line from Xavier’s favorite song, Tennessee Whiskey. However, that song makes no literal sense and has no place in an obituary. Happy Mio, Happy Tuyo, Xavier. May you rest in eternal peace.

Xavier Fernández nació el 5 de Febrero del 1991. Sus padres, Pedro y Melania Fernández, quienes fallecieron en el 2020. Xavier creció en Haverstraw, Nueva York, junto a sus padres y su adorada y enigmática hermana, Marleny Fernández. Ella era la niña linda de sus padres y él era un muchachito curioso; tenía un maletín de herramientas y no tenía un solo carrito en una pieza. Charo (su madre) le decía mi cielito.

No había un niño más determinado. Cuando quería algo se metía debajo de la mesa y comenzaba a llorar por horas interminables, pero sin una lágrima, Charo iba debajo de la mesa, y le preguntaba, que tiene mi cielito? A lo que Germania respondía: “Ese cielito como que se está nublando, como que va a llover,” y todos nos reíamos incluyéndolo a él.

De niño, su comida favorita eran los Happy Meals de McDonald's, él les llamaba "Happy Mío" Cuando le preguntabas: ¿Xavi que vas a querer? Invariablemente respondía, un happy mío, y un happy tuyo. Todo el mundo pedía y él entonces procedía a tomar un pedazo de pollito de cada uno y por supuesto terminaba con la comida más grande para el chiquito más pequeño. Y ese era el verdadero significado detrás de un “happy mío, un happy tuyo” y quien le decía que no a Xavi, él era demasiado sabio para nosotros.

Xavi tenía muchos sueños; era un niño extraordinario, tranquilo, y agradable. Súper paciente y obediente. Fácil de tratar, fácil de hablar, con un buen sentido del humor; casi humor negro porque si no lo conocías bien podrías pensar que se estaba burlando de ti a propósito. Pero una vez lo llegabas a conocer sabias que era el muchachito más lindo, amable y jocoso. Sumamente inteligente y cálido. Sin una gota de malicia.

Xavier podría haber sido lo que quisiera ser, porque sin exagerar era un genio. Literalmente era una de las personas mas inteligentes que podías conocer. Pero su sueño desde niño, era ser parte del sistema de justicia para “atrapar a los malos.” El quería ser policía o detective.

Desarrolló un amor de toda la vida por las armas de fuego y los fuegos artificiales. Desde que era un adolescente para cada 4 de Julio; él, Gaby y Chacho (los tres mosqueteros) iban a buscar fuegos artificiales hasta otros estados, poniéndonos a todos en alerta. “Miren estos muchachos, que tengan cuidado, no vayan a perder un brazo” decía su abuela. Si no lo sabes, somos Dominicanos y es parte de nuestra cultura ser super dramáticos. Pero ellos disfrutaban de sus hazañas y cada año los fuegos eran más abundantes y más peligrosos. Y la verdad nos hacíamos los locos porque nos encantaba verlos. Era un espectáculo.

Así que su amor por las armas, el amor al trabajo al igual que sus padres; lo llevó a sentir un compromiso permanente de servir a los demás. Obtuvo una licenciatura en Justicia Criminal en la Universidad de Rockland Community College y luego se convirtió en oficial de policía el 2 de Julio del 2015.

Trabajó como oficial de policía para la ciudad de Nueva York en donde se convirtió en el representante de la unión más joven del prescinto 44 del Bronx.

Durante su servicio Xavier inspiró respeto en todos sus compañeros; y sirvió a su prescinto 44 hasta el 14 de Noviembre de 2021.

Su sueño de convertirse en Detective se hizo realidad cuando fue asignado a las Oficinas de la Fiscalia del Distrito del Condado de Rockland, a la Division de Investigacion De Narcoticos y rápidamente fue ascendido a Supervisor de su Grupo.

El realizó sus sueños de ser oficial de la policía de NY y luego convertirse en el Detective Fernández; trabajó en estrecha colaboración con las agencias policiales federales, estatales y locales para combatir la distribución de drogas ilícitas y violencia en cada uno de los pueblos del condado.

En sus últimos días en el hospital todos fuimos testigos del gran aprecio y el respeto que se ganó en ambos grupos. Todos sus compañeros, oficiales, agentes, investigadores del precinto 44 del Bronx y de las Oficinas de la Fiscalía del Distrito del Condado de Rockland vinieron a dar sus respetos y su último adiós en grupos de tres, seis, veinte y hasta cuarenta personas. En el hospital nos dijeron que no estaban preparados para esto. Realmente fue algo impresionante ver cuánto te quieren Xavi; también fue una forma de nosotros ver en el hombre en el que te habías convertido.

Además de su exigente y satisfactoria carrera, Xavier se dedicaba en su tiempo libre a invertir en bienes raíces, y a su corta edad se convirtió en dueño y administrador de varias propiedades. Su sentido de independencia era su base y él sabía que tener acceso a propiedades iba a crear un legado que le permitiría a su hermana y sobrina soñar y tener acceso a educación y recursos.

Con tantas responsabilidades profesionales y personales, Xavier siempre encontraba tiempo para una buena comida y una buena bebida. Le gustaba probar un sin número de bebidas extrañas. Literalmente, todas las bebidas raras (incluyendo aquellas hechas de frutas exóticas; cómo esa cosa que la gente bebe después de hacer yoga - vaya usted a saber!).

Era un gran entusiasta, con un profundo aprecio por un buen bistecs y su whiskey favorito, el Jameson y Ginger. Fue este aprecio por bebidas interesantes que lo atrajo a Costco, que se convirtió en uno de sus lugares favoritos para comprar; donde su espíritu siempre vendrá para asegurarse de que su despensa celestial esté siempre llena.

A Xavier también le encantaba la música country y pasar tiempo con su familia y amigos. Y hablando de su familia, no creerías cuántos son; un montón de gente, mas de 400 sin exagerar y todos lo adoran. Incluso su tío Jonas, al cual le llamaba uncle ass estaría de acuerdo, con que Xavi era el mejor!

A Xavier le sobreviven su hermana, quien era su mejor amiga. Compartían todo; el se convirtió en su confidente; no tenían secretos, él decía: “No se como me voy a hacer con estas dos mujeres (Marleny y Mikayla) son super demandantes, pero le prometí a mi papá que las cuidaría y así lo hare” lo decía con una sonrisa de oreja a oreja, porque esta era la única forma que él tenia de sonreír.

Es amado y será recordado por siempre por aproximadamente 400,000 tías, tíos, primos, colegas y amigos, incluso quien escribe este obituario. Si estás leyendo esto y conocías a Xavier, tuviste mucha suerte y hoy lloramos juntos su partida. Si no lo conocías, afortunadamente hay miles de historias sobre sus hazañas en el prescinto 44 y luego en las oficinas del distrito de Rockland que pueden ilustrar quién fue en vida.

Qué más podemos decir de Xavi? Sabio, trabajador, sencillo, leal, paciente, porque para lidiar a Marleny hay que tener la paciencia de un santo - sin exagerar. - él era amoroso. Daba los mejores abrazos y tenia la sonrisa de su papá.

Aunque solo tenía 31 años, siempre supimos que era un alma vieja porque él era esa persona que siempre tenía todas las respuestas.

El cielo se oscureció cuando nos dejaste, el pasado 28 de Octubre del 2022 como a eso de las 8:00 p.m. de la noche - pero el sol volverá a salir en algún momento y cuando lo haga sabremos que eres tú jugando a ser detective.

Te amamos cielito y estamos devastados porque por siempre faltará una pieza en este rompecabezas que es la tierra con sus dramas y vicisitudes - la única respuesta que podemos encontrar es que Dios necesitaba un investigador celestial super inteligente para ayudar en el desastre terrenal que sufren nuestras comunidades.

Y si crees que dejándonos ibas a salir de nosotros - pues te equivocaste - ahora sabemos que aunque no estés en forma física tu espíritu, tu memoria, tu sabiduría se quedan con nosotros- porque ahora es que te vamos a embromar - ahora que tienes acceso a la base de datos celestial.

Nuestros corazones están rotos en mil pedazos, pero hoy celebramos tu legado que permanece con nosotros y las futuras generaciones. Nuestros hijos, y los hijos de sus hijos, sabrán de ti, de tus hazañas y como lograste todos tus sueños. Y así ellos también podrán soñar; hoy nos sentimos orgullosos de lo que construiste en tu corta vida y tu paso por este mundo; el cual dejaste mejor de cómo lo encontraste.

Tu papá está súper orgulloso de ti y si él estuviera hoy aquí diría: “Miren cómo lo querían a Xavier, miren toda esta gente.” Se estaría paseando por los pasillos con una sonrisa de oreja a oreja porque era la única forma en que Pedro sabía sonreír. Tienes que saber que cuando Xavi sonreía lo hacía también así de una forma abierta y de oreja a oreja como su papá y eso es importante porque no todo el mundo sabe sonreír así. Y así él quiere que lo recuerdes, como el muchachito humilde y feliz con una gran sonrisa!

Adiós Cielito; un happy mío, un happy tuyo!